Diseño sin título (1)

¿SIENTES ARDOR EN LA BOCA DEL ESTÓMAGO?

El reflujo gastroesofágico (ERGE) es una afección muy frecuente en la consulta clínica. Su diagnóstico es difícil por la gran variedad de manifestaciones y porque muchos pacientes se automedican. 

La enfermedad por reflujo gastroesofágico se produce por el paso de contenido de la cámara gástrica hacia el esófago. Éste se produce cuando no funciona correctamente el esfínter esofágico inferior, un anillo de fibras musculares, que normalmente evita que los contenidos del estómago asciendan. Se observa con mayor frecuencia en los primeros años de vida y, en la mayoría de casos, se manifiesta por regurgitaciones y/o vómitos.
Aunque la enfermedad por reflujo es más una molestia que un síntoma de enfermedad grave, tiene un importante efecto en la calidad de vida.

Este reflujo ácido irrita el esófago, puesto que éste no tiene el mismo revestimiento que el del estómago. Dentro de la sintomatología se encuentra el dolor torácico, pirosis, la sensación de quemazón o ardor, irritabilidad, problemas alimenticios y la obstrucción esofágica debido a la estenosis. Además, tiene manifestaciones atípicas, entre las que se incluyen el asma, laringitis, tos crónica y ronquera.

Algunas enfermedades pueden aumentar el riesgo de sufrir reflujo gastroesofágico como:
Obesidad.
Protuberancia en la parte superior del estómago que sube hasta el diafragma (hernia de hiato).
Trastornos de tejido conjuntivo, como esclerodermia.

Adicionalmente, es muy común durante el embarazo, ya que, las hormonas hacen que el aparato digestivo funcione lentamente. Los músculos que empujan los alimentos hacia abajo por el esófago también se mueven más despacio y a medida que el útero crece, hace presión sobre el estómago. Esto a veces puede forzar el ácido estomacal hacia el esófago.

Para mitigar las molestias de la acidez gástrica y el reflujo, es fundamental realizar un cambio en el estilo de vida y en los hábitos, como:

Usar prendas holgadas.
Evite agacharse o hacer ejercicio inmediatamente después de comer.
Es importante cuidarse con la alimentación, evitar comidas abundantes o excesivas que ocasionen una digestión pesada. También, se recomienda comer despacio y masticar bien.
Ciertos alimentos y bebidas disminuyen la presión del esfínter esofágico inferior provocando aumento del reflujo; entre ellos bebidas alcohólicas, café, chocolate, las frituras, alimentos picantes o ácidos como tomates y naranjas.
El reflujo y la regurgitación suelen ser más frecuentes después de las comidas o durante la noche, mientras se está recostado. Para esto, es recomendable mantener una postura erguida entre hora y media y dos horas después de la comida. Así mismo, hay medidas postulares que ayudan como, elevar la cabecera de la cama entre 15 y 20 centímetros.

© Copyright 2018
Abrir chat
¿Necesitas ayuda?